Martes, Agosto 22, 2017

Cocinar para ti

LOGOCOCINAR Cocinar para ti (Interpretando recetas)

 ¿Quién no conoce la miel?.

MIEL 01Todo el mundo sabe que la miel es un alimento y que es dulce. Por eso a veces se confunde con el azúcar, pero su contenido en sacarosa es muy bajo, por lo que no produce caries. Sus propiedades terapéuticas son conocidas desde que se comenzó a usar. Se ha utilizado en catarros de garganta, en heridas y en quemaduras, y no hace muchos años entraba en la composición de jarabes y otras medicinas. También se ha utilizado como conservante de la carne. Y, cuando murió Alejandro Magno, se conservó su cadáver en un recipiente de arcilla lleno de miel para trasladarlo a Macedonia. Muy probablemente el uso de las picaduras de abeja empezó cuando los primeros cazadores de miel silvestre, recibieron los aguijones en su piel al intentar recolectar este manjar. Seguramente alguno de ellos tendría dolores articulares y, al recibir las picaduras, notaría primero el dolor del picotazo y, posteriormente, el alivio producido por el veneno de la abeja que es antirreumático. De ahí a probar la próxima vez que tuviese un dolor sólo hay un paso.

 

Y ahí comenzó la Apiterapia.

MIEL 03

Cuando estos recolectores aprendieron a meter los enjambres en troncos huecos o en fabricados con corteza de corcho, se convirtieron en apicultores. El conocimiento de la apicultura se transmitió de padres a hijos, junto con el conocimiento de las propiedades terapéuticas de las picaduras. Un conocimiento que no se comunicaba a cualquiera por el riesgo de reacción que pudiese tener la persona no acostumbrada a las picaduras y, por tanto, inmunizada. Por eso la Apiterapia ha sido la gran desconocida. Esta fue la manera en que yo recibí, en 1980, la información de las propiedades de los productos de la colmena: la miel, el polen, la jalea real, el propóleo y las picaduras de abeja. D. Antonio de Pedro, de Pinilla de Buitrago (Madrid), fue mi maestro apicultor. El que me introdujo en el arte de la relación con las abejas. El que me enseño a cuidarlas y a respetarlas. Y el que, finalmente, me dijo que las picaduras quitaban el lumbago y los dolores de espalda. Cuando comprobé que esto era muy cierto, empecé a practicarlo muy MIEL 05poco a poco, hasta que fui comprendiendo los secretos de cada uno de los productos de la colmena, utilizados en el proceso de mantener y recuperar la salud.

Pero no solamente aprendí esto, que ya es importante, sino que observando a las abejas, como el señor Antonio me enseñó, aprendí prácticamente todo lo que sé sobre el mecanismo de la vida. Las abejas han alcanzado la perfección. Todo lo que hacen lo consiguen con la máxima eficacia. Y, gracias a eso, han sobrevivido durante millones de años. Estaban aquí antes de llegar nosotros y, probablemente, seguirán estando, cuando nosotros desaparezcamos debido a nuestra ceguera para comprender que todos formamos parte de todo y que esa unidad nos convierte en responsables de nuestros actos para con lo demás. En mi página web www.curandote.com se puede ampliar esta información, aquí necesariamente breve, sobre la Apiterapia.

 

 

 

 

curandote

Este sitio usa cookies de terceros para mejorar la navegación, no se recogen ni guardan datos personales de los visitantes de esta web. Este aviso responde a la legislación actual Europea de obligado cumplimiento, mira nuestra política de pricacidad.

  Acepto las cookies de este sitio.
EU Cookie Directive Module Information